Es cierto que las empresas de un mismo sector luchan por obtener la mayor cuota de mercado, pero aportando un enfoque correcto podemos convertir a nuestros ‘enemigos’ en unos grandes aliados. De esto trata el análisis de la competencia, de ver más lejos –parafraseando a Isaac Newton- porque conseguimos sentarnos sobre hombros de gigantes.

¿Qué es el análisis de la competencia?

Según la Real Academia de la Lengua Española, competencia es aquella “situación de empresas que rivalizan en un mercado ofreciendo o demandando un mismo producto o servicio”, ya sea de forma directa o indirecta.

En este sentido, el análisis de la competencia consiste en el “análisis de los recursos, capacidades, estrategias, ventajas competitivas, fortalezas, debilidades y demás características de los actuales y potenciales competidores de una empresa, que se realiza con el fin de poder, en base a dicho análisis, tomar decisiones o formular estrategias que permitan competir con ellos de la mejor manera posible”, según la definición aportada por Arturo K. en ¿Qué es el análisis de la competencia y cómo hacer uno?.

Y es que, aunque muchas empresas centran sus esfuerzos en analizar sus productos y servicios y explorar vías para satisfacer mejor al consumidor o lograr mayor rentabilidad, toda esa labor puede resultar inútil si no conocemos el tablero sobre el que se disputa la partida, más en el actual escenario, donde las organizaciones están globalmente conectadas. “Para planear estrategias de mercadotecnia competitivas y eficaces, una compañía debe averiguar todo lo posible de las que directamente compiten con ella, con el fin de determinar en qué se aventaja a algunas y en qué nos encontramos rezagados con respecto a otras”, asegura Óscar Javier Salinas en Análisis de la competencia.

¿Por qué es importante analizar la competencia?

En concreto, el análisis de la competencia cumple con los siguientes propósitos:

  1. Facilita la elaboración del proyecto empresarial. Gracias a este estudio podemos conocer dónde nos encontramos en el mercado y, a partir de ahí, diseñar objetivos SMART que sean ambiciosos, pero realistas en base a nuestra situación.
  2. Mejora la oferta de productos y servicios. El análisis de la competencia es una forma de mejora continua, ya que sobre la información recopilada en torno a lo que se está llevando a cabo, podemos trabajar para aportar un valor añadido a los consumidores.
  3. Contribuye a estar actualizados. En este mismo sentido, investigar sobre el trabajo de los competidores nos da acceso a las últimas tendencias de nuestro campo de actividad.
  4. Anticipa la reacción de los competidores. En un entorno globalizado, cualquier movimiento de nuestra empresa va a generar, en muchos casos, una reacción de la competencia, así que investigar el mercado nos permite estar preparados y anticipar estos movimientos. “No tomar en cuenta a la competencia puede echar por tierra una estrategia de negocios porque la competencia no es estática”, asegura Carlos Jiménez en su libro Análisis de la Competencia.
  5. Detectar posibles nichos de mercado. Mediante este estudio del mercado podemos observar oportunidades de negocio (los llamados océanos azules) que hayan pasado desapercibidas por otras organizaciones o que, siendo detectadas, no han sido correctamente explotadas.
  6. Reduce los errores. Al estudiar lo que otras empresas han hecho con anterioridad también nos aporta conocimientos sobre qué prácticas han tenido éxito o han fracasado, aprovechando esta información para reducir la tasa de error de nuestra compañía.
  7. Diferenciación. Como consecuencia, saber lo que otro hacen y su grado de éxito o fracaso nos facilita crear nuevas ideas y proyectos que marquen la diferencia con los competidores, mejorando la posición de la empresa en el mercado global.
  8. Ahorra tiempo y recursos. Además, fijarnos en lo que están haciendo otras empresas del sector nos permite conseguir un ahorro de tiempo y dinero en investigar lo que puede funcionar en el mercado. “Simplemente estudiando qué hizo tu competencia para tener éxito y trasladándolo a tu modelo de negocio conseguirás ahorrar un tiempo y un dinero que necesitarás para otros aspectos en la futura trayectoria de tu negocio”, expone Leandro Balaguer en Cómo hacer el análisis de la competencia de una empresa.
  9. Aumenta la competitividad. Esta mayor preparación impulsa, en definitiva, los resultados empresariales. “A través de un análisis competitivo, se puede lograr saber cuáles son las debilidades que tiene la competencia y la incapacidad que puede tener para mantener bajos precios y atención deficiente a los clientes y en consecuencia, hacer reducción de los precios propios y brindar la mejor atención a los clientes y de esa forma ganarles el mercado a dicha competencia”, ejemplifica Josefina Pacheco en Análisis De La Competencia (Definición, Objetivos, Tipos Y Consejos).

¿Qué elementos debe contener el análisis de la competencia?

Conocidas las ventajas de analizar a las empresas competidores, ¿en qué parámetros debemos fijarnos? Para ello, el profesor de la Escuela de Negocios Harvard Michael Eugene Porter desarrolló, en su libro Estrategia Competitiva, una matriz compuesta por 5 elementos –llamadas fuerzas- que sirve como marco para evaluar el nivel de competencia dentro de un mercado. ¿Cuáles son?

Así, evaluando esto cinco aspectos de la empresa y sus competidores, podremos comenzar a desarrollar las estrategias adecuadas, aunque si quieres saber más sobre gestión empresarial y liderazgo y descubrir nuevos enfoques y herramientas de directa aplicación al trabajo, en El Siete te podremos asesorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *